fbpx
Qué son las Phantom Shares

Qué son las Phantom Shares

Las Phantom Shares (acciones fantasmas) son un mecanismo verdaderamente útil para atraer o retener talento y conseguir que los empleados de una startup se consideren parte del proyecto al hacerlos partícipes de los beneficios económicos que obtenga la startup.  

Al ser socio de una empresa, adquieres participaciones o acciones de la misma. Estas te dan voto político (cada acción/participación te da derecho a voto sobre decisiones de la empresa) y económico (en caso de un exit, venta parcial o total, dividendo, IPO). Por lo cual, tienes derecho al beneficio económico surgido de ese evento de liquidez según las participaciones/acciones que ostentes. 

En cambio, las Phantom Shares no son acciones o participaciones de la startup, no es equity. Sino que funcionan como un bonus por objetivos y son derechos económicos asociados al devenir de la startup. Por lo tanto, no tienen derecho político, sino tan sólo económico.

Ese derecho se reconoce como contraprestación por su compromiso de permanencia en la empresa. De forma que opere como un incentivo real para que el empleado permanezca vinculado al proyecto a largo plazo.

Las Phantom Shares encajan perfectamente con las startups o cualquier empresa que vaya a experimentar un incremento de valor en los próximos años. Son atractivas, tanto para la empresa como para los beneficiarios, porque ninguno de ellos tiene que soportar costes hasta el momento en el que se ejecutan.

Cómo funciona las Phantom Shares

Se concede al empleado la posibilidad de ejercitar sus Phantom Shares en un momento determinado previamente pactado. Y, al ejercitarse, recibirá una compensación económica por la diferencia entre el valor de la acción/participación en el momento en que se otorgó y el valor que tiene en el momento de ejercitarse la opción.

Ventajas que tienen las Phantom Shares
  • No requieren de un desembolso inicial por parte de la compañía ni por parte del beneficiario.
  • Son flexibles, ya que los términos y condiciones se determinan por las partes, al no ser una figura regulada.
  • El beneficiario del plan no puede obstaculizar la adopción de acuerdos relevantes. Como pueden ser la aprobación de aumentos de capital social para permitir la entrada a potenciales inversores, la venta de la compañía, la transmisión de una participación mayoritaria del capital, la ejecución de operaciones que conlleven un cambio de control o su salida a bolsa.
  • Fidelizan, mantienen o incentivan empleados clave. Fundamentalmente permiten alinear al equipo de trabajo con los intereses económicos de la startup.
  • No es equity. El beneficiario de las Phantom no se convierte en socio de la compañía. Aunque disfruta su principal ventaja: los derechos económicos. Por lo tanto, su interés se centra en que se cumplan los objetivos marcados para el ejercicio de sus derechos económicos. Además, no hay dilución para los socios existentes o futuros ni se atomiza la distribución del capital lo que facilita la gestión de la startup, manteniendo el atractivo para los inversores.
  • Son potencialmente más ventajosas para la fiscalidad de sus beneficiarios que un incremento salarial o de facturación de servicios tradicionales.
Forma y estructura

Al tratarse de una figura atípica, su forma resulta muy flexible y se puede diseñar de muchas maneras. Los planes de Phantom Shares pueden tener límites, opciones y escalonamientos de rendimiento. Lo habitual es establecer un calendario y una serie de condiciones que, de cumplirse, conlleva el cobro para el empleado beneficiario de un importe determinado o determinable. Por un lado está el tiempo de devengo (vesting) y los plazos de dicho vesting (cliff).

Las Phantom Shares se pueden vincular a que la compañía alcance unos determinados resultados, hitos económicos o de valoración, que se venda o se repartan dividendos, que se alcance una antigüedad o permanencia, etc. Estos eventos o hitos suelen denominarse triggers (gatillo en inglés) o desencadenantes, dado que su confirmación hace que el beneficiario devengue el derecho a obtener su remuneración. Por ello, a la hora de diseñarlas es importante tener en mente las características de la startup y su objetivo en el medio o largo plazo.

Es habitual que en el Pacto de Socios se incluyan ciertas limitaciones a la hora de diseñar un plan de Phantom Shares. O, incluso, que se equipare al resto de planes de remuneración especial, como las stock options o participación en beneficios.

En cuanto a la forma, los planes de Phantom Shares suelen negociarse de forma agrupada (con un documento base de condiciones generales o term sheet e invitaciones a participar en el mismo) o de forma individual (suscribiendo un acuerdo con cada beneficiario).

En definitiva, las phantom shares tienen la ventaja de servir como un instrumento de fidelización para empleados a través de hacerlos partícipes del crecimiento económico de la empresa, pero sin trasladarles los derechos políticos de los accionistas. Es por ello que encuentran cada vez mayor adopción entre las empresas, especialmente en las startups a día de hoy.

———————————————–

Sobre Bcombinator

Bcombinator es un espacio de coworking que ayuda a emprendedores y profesionales a incubar, acelerar y consolidar su negocio. Ofrece servicios personalizados dirigidos por una red de prestigiosos mentores que brindan su experiencia desde la fase de gestación de una idea hasta la internalización, aplicando técnicas de Lean Startups. 

Por otro lado, tiene un fondo de inversión, Bcapital I, dotado con 1.000.000 de euros para invertir billetes de hasta 50.000 euros en rondas pre-semilla. El objetivo de este VC es invertir en las mejores startups al final del Programa de Incubación de Bcombinator en el Demo Day.

Además, organiza eventos donde se incentiva el networking, la innovación y la colaboración.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

9 − tres =