fbpx
Casos de éxito emprendedor: Miquel Teixidor

Casos de éxito emprendedor: Miquel Teixidor

Entrevistamos a su fundador y CEO, Miquel Teixidor.

El 7 de Octubre de 2020 iniciamos el primer ciclo B-Talks, donde emprendedores de éxito que han vendido sus empresas comparten sus experiencias y anécdotas con el objetivo de ayudar a nuevos emprendedores e inspirarlos a seguir adelante. 

En esta primera sesión, tuvimos el agrado de contar con Miquel Teixidor, fundador en 2003 de la empresa Genaker (recientemente adquirida por Ericsson). Miquel tuvo una animada entrevista con Luis I. Cortés, ejecutivo en Red Hat, socio de Bcombinator, business angel y advisor. Genaker desarrolla soluciones avanzadas de comunicaciones críticas de grupo, basadas en multimedia IP en tiempo real como push-to-talk, y cuenta con operaciones comerciales en más de 15 países de todo el mundo.

Miquel nos ofreció una sesión fascinante, empezando con el inicio de su startup, su modelo de negocio, la financiación, cuáles fueron sus mejores decisiones, el proceso de venta de su empresa, e incluso si en algún momento se le cruzó por la cabeza tirar la toalla.

“Lo que tú piensas hacer el primer día, nunca pasa”, explica Teixidor. Genaker nació con ocho empleados que decidieron crear una empresa de consultoría y desarrollo de aplicaciones. Corría el año 2003 y con los móviles de entonces, sólo se podía enviar SMS. “Teníamos una empresa súper innovadora y de forma equivocada pensábamos que esto era prehistórico”, comenta.

Cambio de modelo de negocio

Evolucionar desde la ejecución de proyectos basados en servicios hacia desarrollar su propio producto se convirtió en su destino. “O hacíamos esto o moríamos. Decidimos seguir”, expresa Miquel. La palabra reinventarse y flexibilidad está en el ADN del emprendedor. El equipo de Genaker vio que la apuesta de desarrollar una empresa basada en proyectos era difícil de escalar y requería estar constantemente empezando de cero, así que decidieron enfocarse en crear producto.

Desarrollo de producto

“Nosotros ya habíamos empezado a hacer proyectos como walkie-talkie (push-to-talk), pero usando los smartphones. Estábamos por delante del mercado y en ese momento no pensé que el futuro podía ser eso”, dice Miquel.

El equipo de Genaker hizo una serie de brainstormings para saber en qué eran buenos y cómo potenciar las fortalezas. “Vimos que push-to-talk era una tecnología de presente y de futuro que podía reemplazar las comunicaciones móviles críticas que usa la administración pública: policía, bomberos y las industrias críticas: compañías energéticas, de papel, transportes”.

Estos sectores necesitaban comunicaciones de grupo que fueran en tiempo real. “Esto se ha convertido en un standard que se está adoptando en el mercado, que es el futuro y el presente de las telecomunicaciones”.

Financiación

“Hemos tenido suerte, pero también hemos trabajado duro desde el primer día”. Genaker obtuvo ayuda pública en Catalunya a través de ACCIÓ y La Salle, luego pasaron a nivel estatal (Ministerio de Industria) y en los últimos años a nivel europeo.

“Lo que es la inversión en el desarrollo casi siempre lo hemos conseguido a través de fondos públicos y de las ventas que logramos hacer (la parte de la venta no arrancó hasta 2014). En años posteriores, gracias a poder mostrar balances de la empresa, también hemos tenido acceso a préstamos de la banca tradicional con buenas condiciones”, cuenta Teixidor.

Genaker no acudió al capital riesgo, aunque muchas veces pensaron que lo tenían que hacer: “Como estábamos en una startup y tienes tantos frentes cada día, nunca acabamos de estar convencidos de presentar un business plan que pudiera convencer a un capital riesgo en los primeros años. Nosotros nos dedicábamos a hacer proyectos y es muy complicado escalar. A nivel de producto hicimos un business plan creíble, pero teníamos virtudes y defectos y uno de los defectos fue no seguir el plan y ver lo que pasaba día a día”, expresa.

La última oportunidad la tuvieron en 2014 cuando solicitaron el primer proyecto a nivel europeo y recibieron un millón trescientos mil euros. “Ese fue nuestro último empujón que nos permitió hacer el resto del camino hasta la venta”.

Consejos para empresas innovadoras que quieren pedir subvenciones

Miquel afirma ser un firme creyente en las subvenciones y reconoce que sin ellas no podría haber seguido adelante. “Si tú crees que tienes una tecnología diferencial es porque te la has trabajado, para pedir subvenciones tienes que hacer lo mismo”, aconseja Miquel.

“La gente que tiene recursos hace mucho networking, nosotros hicimos cero. Nos presentamos a pecho descubierto”. En el caso de Miquel y su equipo, han atravesado este camino ya de mayores, por lo que “la experiencia es un grado”, reconoce. “Nos hemos apoyado en gente que nos pudo ayudar, tienes que ir siempre de la mano de alguien que sea un experto”. 

Por otro lado, asegura que lo más básico es saber explicar muy bien tu proyecto. “La propia redacción, la manera en cómo la redactas, que todo tenga sentido. Que no haya incoherencias”, advierte.

Además, dice que cuando te presentas a una ayuda de este tipo, te piden que cuentes lo que vas a hacer, por qué crees que tu producto/servicio tiene un sitio en el mercado y cómo lo vas a financiar. “Hay que tener las ideas muy claras, saber siempre responder muy bien al guión y dedicarle tiempo”, insiste.

Teixidor también expresa que si bien su tecnología era muy importante, “en lo que más se van a fijar a la hora de la decisión es en el equipo que hay detrás del proyecto, y si éste es capaz de desarrollar y ejecutar lo que has descrito”. Y continúa, “porque al final los recursos se pueden obtener de cualquier sitio y los clientes se salen a buscar. Pero si el equipo no es capaz de hacer lo que has dicho…  Para mí es lo más importante”, remarca Miquel.

Claves del éxito en el equipo de trabajo

Miquel confiesa que en 18 años no han tenido problemas serios, y que la relación con el equipo se basó en la confianza y pocas discusiones. “Los que hemos estado al frente, hemos sido complementarios, y cuando uno estaba en horas bajas había otro que ayudaba. En general hemos tenido personas bastante motivadas”.

Si bien es normal que a lo largo de los años, con crisis de por medio, hubiera cambios, también hubo incorporaciones y rotaciones que permitieron a cada persona buscar dentro de la empresa lo que realmente quería. “Creo que es muy bueno que haya rotaciones, porque en cada momento las necesidades van cambiando y tienes que adaptarte”, explica.

Cómo atravesar una crisis

Teixidor asegura que hubo momentos de auténtica escasez de fondos y recuerda al hermano Daniel de La Salle, cuando le dijo: “Si haces las cosas como deberías hacerlas, en ocasiones con sudor y lágrimas, cuando llegas al precipicio siempre llega la mano de Dios”. Miquel admite que en más de una ocasión en el último suspiro se abrió una ventana que permitió a Genaker superar el bache.

También destaca que en aquellos momentos en que se le pasó por la cabeza tirar la toalla, siempre hubo alguien que lo animó a seguir y que le dió un impulso para terminar con el problema resuelto. “Algunas empresas tienen que abandonar, pero otras han abandonado antes de tiempo, y muchas hubieran llegado al objetivo si hubieran esperado un poco más”. Y resalta que la presencia de una persona externa, un consultor de confianza, en esos momentos duros lo supo animar. Y remata: “En tiempos difíciles vas a pasar de morir, a morir de éxito”.

Las mejores decisiones

El fundador de Genaker admite que una de sus mejores decisiones fue pedir la ayuda europea y apostar por el producto. Y aunque confiesa que en un principio no lo creía del todo, cuando lograron desarrollar su visión y objetivos a largo plazo, encontraron un alineamiento entre la realidad y sus expectativas y vieron que, finalmente, lo habían conseguido. “Creer, no abandonar, persistir en lo que tú estás haciendo” es una de las claves del éxito, según Teixidor.

Proceso de venta de Genaker a Ericsson

El fundador admite que su caso fue poco habitual. Genaker comenzó a crecer muy rápido y no hubiese sido posible seguir a ese ritmo si no hubiera mediado una venta o fusión.

Para que la aplicación que habían desarrollado funcionara adecuadamente, era imprescindible que se conectara a las redes 4G y 5G, por lo cual era idóneo lograr un acuerdo con una empresa que se dedicara a redes.

Una vez más, la experiencia fue un grado. Su network en el sector de las telecomunicaciones les facilitó contactar con diversas compañías hasta llegar a Ericsson. Si bien Genaker buscaba sólo un partner y en un principio la relación era proveedor/cliente, Ericsson vio una oportunidad. La multinacional apostó por este mercado y por el producto de Genaker, y se propuso distribuir la solución globalmente.

A finales del 2018 y principios de 2019, Ericsson ganó contratos muy importantes en Estados Unidos y aumentó la necesidad de controlar mejor el producto que les proveía Genaker. Si bien la intención de Teixidor no fue vender en un principio, la startup también vio la oportunidad de acercarse a Ericsson.

La primera parte fue la carta de intenciones (LOI, letter of intent), donde el comprador les hizo una oferta orientativa, condicionada a que se cumplieran una serie de criterios. Esta fase inicial de negociación y firma de la carta duró unos tres a cuatro meses. 

El segundo paso fue la due diligence (diligencia debida), que es el proceso de reunir y revelar información relevante y fiable sobre al comprador, que sería comparable a una auditoría integral de todos los aspectos de la empresa. En esta fase Ericsson requirió información muy detallada de la empresa, donde se involucraron asesores legales y financieros. Para Genaker, este fue un proceso muy laborioso que duró cuatro meses, y que puso mucha presión de tiempo sobre su equipo, mucho más limitado que el de la multinacional. 

El proceso en total duró unos nueve meses, tras el cual el acuerdo se cerró en marzo del 2020, cuando Genaker pasó a ser 100% parte de Ericsson.

Y el día después

En la actualidad el equipo de Genaker se está trasladando a las oficinas de Ericsson y Miquel Teixidor ha pasado a ser Senior Advisor en Ericsson. “Es un honor que Genaker se convierta en la base de la oferta global de MC-PTT (comunicación crítica) de Ericsson. Juntos aprovecharemos lo mejor de las dos compañías, y estamos entusiasmados con esta oportunidad de ofrecer a los clientes de todo el mundo nuestra solución de última generación”. 

Por Bianca Damiano y Luis Cortes. Contáctanos en Bcombinator!  

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

doce − 11 =